Contratos “aparecidos” de repente. Casos Bárcenas y el marido de Cospedal

En el caso, López del Hierro, marido de Cospedal, se ha conocido esta información que tomo del relato de El Confidencial:

En la grabación, Fernando Soto, exdirectivo de Bancantabria y apoderado de Bancantabria Renting, relata a un miembro del comité de empresa de la entidad cómo advirtió a Jounou de que, si firmaba la subrogación de un contrato inexistente, estaría cometiendo una ilegalidad. “Oye, José Luis, tú sabrás lo que firmas. Tú verás. Pero yo no firmaría esto muy tranquilo. Te están implicando”. Soto añade: “Entonces él [Jounou] insistió. Y pidió [que Liberbank le enviara el supuesto contrato de López del Hierro con Bancantabria Renting]. No se lo mandaron. Y volvían a decirle que mandara firmado el contrato de subrogación”.

la foto(2)“José Luis volvía a preguntar: ‘Oye, como yo no sé de qué viene esto, mándame por favor el contrato que firmó Bancantabria [Renting]’. Y al final le acabaron llamando por teléfono y le dijeron, el de asesoría jurídica: ‘¡Oye, José Luis, que no existe tal contrato, joder, que lo firmes!’. Y lo firmó. Y ahora el banco [Liberbank] dice que existe ese contrato. Pues lo tendrán que sacar ellos, porque aquí no existe”, prosigue Soto. Jounou, en efecto, acabó cediendo a las supuestas presiones de Alcalde y firmó de su puño y letra la subrogación del contrato. Y lo hizo en marzo del pasado año, pero con fecha 1 de septiembre de 2012, que, llamativamente, era sábado.

Es interesante respecto a “Y ahora el banco [Liberbank] dice que existe ese contrato“, detenerse en cómo, cuando ha interesado, presuntamente se habría fabricado de la nada, a posteriori, un contrato que no existía mediante la mera predatación de un documento. Lo curioso del caso es que el primer contrato que debe servir de sustrato al segundo, se fecha en un día que no tiene mucho sentido por ser sábado (Aunque hay oficinas de calle que abren los sábados pero estas operaciones no suelen llevarse a cabo en meras oficinas). Nada impide firmar tal día de la semana, pero resulta extraño porque está fuera del horario comercial y laborao y si se pone ese hecho en relación con otras pruebas – la grabación según parece – o que los servicios que se habrían prestado presuntamente no se podrían acreditar (Recordemos los viajes de Bárcenas a Argentina y Uruguay), al final sucede que predatar el documento que se ha hecho a posteriori para cubrir las apariencias de algo (En este caso, aparentemente ilícito), no servirá de nada o, al menos no impedirá imputación y acusación si no tenemos más indicios de la realidad que pretende cubrirse con el mismo. No solamente porque hay otras pruebas que lo desmentirían sino porque, predatar un documento no sirve por sí mismo como prueba si se duda de que se hiciera en el momento cuya fecha refleja el acto, tal y como decíamos en nuestro post del bufete citando el artículo 1227 del Código Civil. En definitiva, llamamos la atención sobre las expectativas que pueden tener las personas que se amparan en estas prácticas por otro lado, demasiado frecuentes en España.

La actualidad de la corrupción nos vuelve a dar dos casos sugerentes de que esto habría sido así. Iremos viendo en qué queda todo.

 

 

Apúntate al seminario “Todo lo que debes conocer sobre los pactos de socios” que impartiré en Madrid International Lab

Aviso un poco más tarde de lo deseable pero aquí queda por si alguien puede apuntarse aún. Mañana miércoles día 26 de marzo, estaré en el espacio de Madrid International Lab de Madrid Emprende departiendo experiencias y algunos criterios legales para ayudar a crear empresas más estables desde la perspectiva societaria y la protección de los intereses de los socios fundadores.

La asistencia es libre:

  • Seminario: “Todo lo que debes conocer sobre los pactos de socios”
  • Fecha: Mié, 26/03/2014 – 18:00 – 19:30
  • Organiza: Madrid International LAB
  • Dirigido a: Emprendedores e Inversores
  • Dirección: Bailén 41, Madrid
  • Teléfono: 915132793

Intentaremos abordar problemáticas prácticas y dar consejos útiles para prevenir escenarios de conflicto societario poco deseables. Nos vemos.

El jueves 27 de marzo seré mentor en No More Suits Madrid por segunda vez

Los organizadores de NoMoreSuits Madrid, Pedro Lalanda y Javier Moral, me han invitado por segunda vez a hacer un breve mentoring durante el evento que se celebrará de nuevo en el Pub Irish Corner de Ciudad Lineal, el jueves 27 a las 19 horas, como especialista en acuerdos de socios, derecho tecnológico y asesoramiento legal para emprendedores. El objetivo de este tipo de encuentros es variado: hacer networking; recibir buenos consejos; y tener el testimonio de un caso de éxito. Para ello, los organizadores seleccionan un grupo de unas cinco o seis empresas a mentorizar durante una hora en consultas de diez minutos que se van rotando por cada mentor.

Ciertamente puede parecer poco pero la experiencia me dice que esto ya lo hacemos los profesionales de manera muy informal cuando los conocidos nos hacen preguntas en cualquier momento de la vida social y aunque no se puede formar bien a los candidatos durante ese rato sí se le pueden ofrecer pautas clave. Muchas veces lo importante es quedarse con una idea clave o con un consejo a tiempo.

Como bien indica el nombre NoMoreSuits, la idea que subyace es poder hacer networking de manera relajada y en amistad. Con una copa o cerveza en la mano y sin traje y corbata. El ambiente más relajado a veces permite conocer mejor a tu interlocutor y ayudarle más eficazmente.

Estaré junto a:

Mientras se desarrolla la mentorización, el resto de partícipes hacen networking y departen comentando sus experiencias y dándose a conocer unos y otros. El evento es abierto y puede venir cualquiera. Si bien es cierto, que los asistentes suelen tener un cierto acento TIC.

Pub Irish Corner

  • Fecha: jueves 27 de marzo a las 19:00
  • Lugar: Restaurante Mas que Pintxos
  • Dirección: Calle de Arturo Soria, 6, 28027 Madrid (Madrid)
  • Plazas no limitadas. Acceso libre.

Será un gusto poder compartir conocimientos con otros buenos profesionales y dar cabida a la pasión por transmitir presencialmente. Nos vemos.

 

 

No existe el “Hágaselo usted mismo” jurídico

En Inglés se escribre DIY (Do it yourself) y es un término que está cobrando fuerza en esa nueva economía de los makers que profetiza (¿institucionaliza?) Chris Anderson y que abandera el hardware de impresoras 3D en los últimos tiempos (Con perdón de las manualidades que siempre han existido). En el ámbito del Derecho, y más concretamente en la Abogacía, se va introduciendo poco a poco la idea de que uno puede hacerse sus escritos jurídicos o que puede iniciar por su cuenta  y riesgo las primeras fases de un asunto (Procesos monitorios, reclamaciones extraprocesales, contratos sencillos…). En esta idea de que los legos en Derecho podrían unirse a la tendencia del “hacerérselo uno mismo” también hay un cierto debate, a veces un tanto interesado, que pretende querer ver en ello procesos disruptivos y modernidades de un futuro – presente en nuestra profesión.

Abogados mercantilistaLa experiencia de los Abogados nos dice lo siguiente: para ser justos, hay determinadas cosas que, a fuerza de repetición en el tráfico económico, llegan a estandarizarse o normalizarse. Algunos contratos de arrendamiento, sin ir más lejos, son como formularios y ciertas actas de junta de algunas sociedades (De cuentas anuales) podrían considerarse otro tanto. Haciendo un ejercicio de probabilidades (Lo que es un poco herético en nuestra profesión), podríamos asumir que hay escritos que se pueden estandarizar en un 90%. Vamos, que son un copia y pega vulgar de otros escritos precedentes. Ahora bien, el problema es la parte restante, ese otro 10% de detalles que deben personalizarse, analizarse, comprobarse; los que marcan la diferencia para no perder nuestros derechos; los que son o pueden ser la clave de futuros litigios o defensas.

Y ahí es donde el DIY hace aguas en nuestro ámbito. Porque ese 10% es muy complicado de adquirir navegando por Internet en busca de materiales gratuitos (Cosa totalmente legítima por otro lado) o comentarios de juristas. El no tener una visión lo más integral posible de un asunto puede ser enormemente problemático para el ciudadano y si a ello unimos otras ideas ya expresadas en el blog como la relevancia de las pruebas o que el alcance de las normas supera ampliamente su literalidad, lo que tenemos es que, al final, es casi imprescindible contar con un Abogado “por si acaso”. Los clientes tratan de ahorrar pero frecuentemente se perjudican al querer hacerlo así y les acaba saliendo más caro lo barato. Por ejemplo, vemos adaptaciones a la LOPD hechas por software de protección de datos personales que cubren una importante parte de las necesidades de la adecuación pero luego, a los consultores poco profesionales, por falta de experiencia y actualización, se les pasan importantes detalles de la actividad del cliente que son sancionables.

Recordemos, una llamada a tiempo ahorra muchos problemas y una pequeña consulta formal, muchos más.

En un proceso judicial no importa la verdad sino la verdad que puedas probar

El aserto es como un shock para muchos cuando vienen al despacho. Las personas que no tienen el hábito de tener un Abogado de referencia a quien consultar la trascendencia de sus asuntos, generalmente poseen en un concepto idealizado del Derecho. En cambio, cuando los clientes ya están habituados a consultar a su Abogado, suelen haber adquirido y desarrollado una mínima cultura de prevención legal. Y es que, por mucho que nos duela, nuestros derechos valen en tanto en cuanto podemos probar los hechos en los que se sustentan.

Abogados MadridEn relación a la Justicia con mayúsculas hay que ser idealista pero en relación a los procesos judiciales hay que tener menos expectativas. En este sentido, un prudente realismo aconseja que deba verse el Derecho menos con su vitola de Justicia y más como una herramienta a disposición de las partes para conseguir sus objetivos. La realidad concreta es que el juez construye la justicia del caso con las verdades suministradas por las partes más la que pueda adquirir por sí mismo en su margen de arbitrio y de práctica de prueba.

Todo lo cual no quita para que lo que anime a una parte a acudir al Supremo o al Constitucional a pesar de haber perdido en las instancias previas, sea un hondo sentido y fe en que se haga justicia. Gracias a ello, también tenemos Estado de Derecho, pero quienes acuden a los tribunales deben ser conscientes de que su percepción de la realidad no siempre es tan evidente desde un punto de vista jurídico.

Las leyes no son lo que éstas dicen sino lo que dicen los Jueces que dicen

No es un juego de palabras, la premisa es mucho más relevante de lo que pueda parecer. Los ciudadanos, por lo común, consideran que la aplicación de la ley es siempre literal, como en el positivismo jurídico, pero lo cierto es que los Abogados debemos hacer un ejercicio de pedagogía constante en explicar que las normas interactúan unas con otras y que para aplicarlas debemos tener en cuenta no solamente la que nos interesa sino también aquéllas otras que afectan a la que parece darnos cobertura para obtener el derecho pretendido y concluir cuál es preferente en su aplicación. En el análisis sistemático, teleologico o sociológico de la interacción de esas normas ya no es relevante únicamente saber que nuestra interpretación es viable (Que tendría cobertura legal) sino que, además, se hace cada vez más necesario saber y anticipar cuál sería el alcance que le daría un juez. En esta clave, el análisis de sentencias se está volviendo crucial y lo que antes era postergado a una fase secundaria procesal, ahora está en el frontispicio de la praxis de cualquier Abogado, ya sea procesalista o consultor.

La adquisición de Whatsapp por Facebook y su relación con la privacidad

Esta semana hemos sabido que la mayor red social del mundo adquiría la app de mensajería de más éxito en usuarios, así que aprovecho para llamar la atención de éstos sobre los riesgos de privacidad de usar esta app que, desde que ha sido comprada por Facebook ya son, podríamos decir, exponenciales.

Ya son conocidos los riesgos de Whatsapp por su poca seguridad técnica. Por lo visto, hace no mucho, las claves se guardaban en texto plano. Es decir, un jugoso cebo para hackers privados y públicos (Véase la NSA o Agencias de espionaje nacionales). Lo que sería propio, según parece, de un novato en seguridad o bien, de quien la desprecia la seguridad simplemente. A ello se une ahora la escasa sensibilidad de Facebook por la privacidad de sus usuarios. Hasta la hermana de Mark Zucherberg se ha ido de la red social por este motivo y ha creado todo un proyecto a través de su blog llamando la atención sobre el uso de las redes sociales. Canadá misma afirma que WA espía tus contactos.

No es una exageración que nuestra intimidad y datos personales son el petróleo del siglo XXI, que son el centro del negocio de otros lo pone de manifiesto el propio Rodolfo Carpintier quien está considerado el mayor experto en Inversiones de Startups de Internet en España:

La empresa ha reinventado la comunicación personal, familiar y de negocios con un modelo permeable y transparente que produce toneladas de datos sobre el comportamiento de reducidos grupos de personas. Eso es “tela marinera” para cualquier marketiniano.

No solo se que hacen mis clientes en Facebook, ahora se sus hábitos diarios, sus amigos más intimos, sus círculos de acción, quienes son los líderes, qué teléfonos usan, que familias están dispersas por todo el mundo, quienes son los “generadores de contacto” de cada familia. De que tratan las conversaciones.

Puedo actuar en el contexto, en tiempo real y conseguir que me paguen por no tener publicidad o que lo hagan viendo la publicidad contextual que detecto. Un grupo de amigos están hablando de la compra de un nuevo teléfono y detecto que tengo 100.000 haciéndolo en un país concreto. Puedo hacer una acción especial de venta de un teléfono en los grupos que están hablando de ello. Facebook puede duplicar el alcance de Whatsapp al doble o triple de su tamaño actual y habrá calculado que realmente, a el, le está saliendo a unos 10 dólares por usuario comprado.

Su capacidad para explotar big data se incrementa de manera exponencial con esta compra.

Está claro. El negocio es nuestra privacidad, nuestra intimidad. Esta información, además, se concentra en pocos agentes del mercado y puede generar un nuevo tipo de sociedad orwelliana si nos dejamos querer a cambio de aplicaciones gratis.

Dicho lo anterior, desde una perspectiva legal no está de más recordar que usar Whastapp como aplicación en entornos profesionales no trae más que problemas puesto que esta aplicación – y muchas otras – se copian la agenda completa del usuario sin consentimiento previo de éste y sin el correspondiente contrato de tratamiento de datos por cuenta de tercero suscrito con la propia Whatasapp.  Dado que se suele usar el móvil de empresa para uso personal (Y a la inversa cuando se usa el móvil personal para uso corporativo – BYOD – ), casi todo el mundo tiene su app de mensajería en el smartphone corporativo. Pues bien, generalizando un poco, todos los que no cuenten con permiso previo de los contactos de su agenda corporativa (que sean datos personales a efectos LOPD) para usar la aplicación incurren claramente en cesión ilegal de datos sancionable por aplicación normativa de la LOPD por cuanto esas agendas están en servidores de terceros y eso es una cesión de datos incontestable. A ello unimos que también se podría incurrir en transferencias internacionales de datos inconsentidas e ilegales si no lo son a los espacios legalmente admitidos (como la región UE) o entidades no adheridas al protocolo de Puerto Seguro.

Ciertamente, puede ser cuestionable la cesión ilegal comentada si esos datos de la agenda ya estaban en los servidores de WA por haberlos subido previamente sus titulares para uso personal, lo que haría más que discutible la cesión de datos, pero recordemos que no todos los usuarios tienen dicha app en sus móviles y los que ya la subieron pueden subir menos datos que nosotros (Por ejemplo, nuestro contacto puede subir su móvil y nosotros su móvil y la dirección de su domicilio personal, por ejemplo) y también que, si nos denuncian, tendremos que probar que no es nuestra responsabilidad (A lo que se añade que las sanciones son directamente ejecutivas en cuanto actos administrativos por lo que nos podemos ver abocados a pagar primero y recurrir después en un proceso que puede durar fácilmente un par de años. Cuando se trata de sanciones de 40.000 euros, por ejemplo, puede arruinar la tesorería de muchas empresas y profesionales).

Una buena decisión por parte de los usuarios sería migrar progresivamente a aplicaciones con las mismas funciones que tengan más opciones de ser controladas por ellos como securespot y kontalk, por ejemplo, soluciones que, incluso, se pueden instalar en servidor propio por las empresas y particulares. O también, aplicaciones que ni siquiera usan servidor porque utilizan sistemas punto a punto como el próximo chat de Bit Torrent o TorChat.